lunes, 7 de abril de 2014

La Simiente

Saber comenzar, constituye un servicio muy importante, en el esfuerzo redentor es muy importante que no se pierdan de vista las oportunidades pequeñitas: un gesto, una conversación, una hora, una frase pueden representar simientes gloriosas para edificaciones inmortales, es imprescindible pues jamás despreciarlas.
Emmanuel.


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario