martes, 2 de septiembre de 2014

.☽Conoces la relación entre tus Emociones y la Luna?☾.



Es normal padecer nervios, ira, incertidumbre o desconexión, cuando todo está bien en mi vida?

No es normal, Si es Natural!!

Cómo es posible?

Nuestro cuerpo humano está compuesto de Agua y así como el agua de la tierra, el ciclo de este Satélite natural nos afecta de una forma muy sutil...

Así como las mareas suben y bajan, la percepción y reacción emocional siempre variable de acuerdo al clima, el entorno, las compañías, pero también esta percepción está relacionada con los ciclos naturales de nuestro cuerpo, dentro del cuerpo de la naturaleza...

En algunos momentos, conectando con emociones guardadas en el subconsciente, en la memoria celular o en el ánimo presente y situaciones del pasado...todo este cúmulo de información viene hacia la mente como una "avalancha" que alteran la armonía, tan procurada por nosotros mismos con esfuerzo.

Afecta a todos por igual?

Cada persona es única, si bien las mujeres vivimos un ciclo lunar evidente como evidentes son sus fases en nuestro cuerpo, a medida que identificamos y conocemos este ciclo será más fácil vivirlo y comprender al límite de los impulsos.

Cómo puedo conocer más o evitarlo?
Hoy en día existen muchas herramientas de conciencia menstrual, diagramas, calendarios y otros que pueden ayudarte, Carta Rubí, lo que hace es buscar y eliminar el origen de aquellas emociones discordantes que surgen en cada ciclo para armonizarlas, dando paso al despertar de nuevas energías, luego entrega una orientación personalizada aplicando herramientas de conciencia menstrual.

Quieres saber más?

El agua simboliza el origen (tanto del Universo como de la vida humana, en el vientre materno). 
El agua es primordial para nosotros, ya que nuestro cuerpo está formado en un 80% por líquidos. Nos conecta con nuestro cuerpo emocional. Hace surgir la vida (germina). Además cumple la función de ayudarnos a lavar jucha (emociones débiles como la pena, la tristeza, la nostalgia, la sensación de pérdida) y a sanarnos. El agua nos enseña a fluir, a ser blandos, a soltar lo que nos pesa y nos hace daño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario