lunes, 9 de noviembre de 2015

Energías del Arquetipo esta Luna Nueva

Esencia Espiritual de La Mujer Radiante


La Mujer Radiante, es el arquetipo actualizado de la Mujer Orgullosa, ella ha rescatado el resplandor de su esencia en la humildad.


Eres una pequeña gota de agua en el océano infinito de la existencia,
eres abundante en el resplandor eterno de los mágicos poderes.


Sabes lo que tienes y puedes darlo sin temor, das belleza con tu presencia,
eres digna, elevada y opulenta como el brillo de tu negro pelo que alberga al cielo estrellado, en tu corona la estrella de la mañana ilumina el destino de las naciones,
eres voz y eco de las voces, eres mensaje y mensajera, eres sueño y soñadora, 
caminante y camino.

Mujer Radiante en tus manos sabias el universo es una perla.
Mujer Radiante en tu boca hablan las abuelas, las niñas y las flores.

Eres polvo de estrellas, rayo de luz fuerza de los mares, andando por la vida con la severa disposición del orden y la ley, proteges, amas y sabes cuidar, eres misterio y versan sencilla, eres respuestas y la pregunta infinita que despiertas en la mente de quien te mira pues eres recuerdo de nuestras madres, con tu energía maternal, dulce y amorosa infundes respeto y autoridad y nos plegamos a ti como niñas en falda de estrellas, en tu regazo de montaña, en tus pechos de leche y tu vulva templo sagrado del amor y el disfrute de los néctares secretos del sexo sagrado.
Enséñanos a amar sin miedo, a amar sin empequeñecernos, a tomar cargo sin agobio y llevar el porte de la reina de la señora que trasciende edades y tiempo. 

Dama misteriosa de palabra justa que calla gestando la palabra profunda y cuando habla resuenan las piedras a tu voz de sol, voz de trueno, de mar y de rosas.

Enséñanos a ir dignas sin ser altivas a ser sabias sin ser sabiondas, a destacar en el silencio sin presunción ni altivez, admirando la altura y siendo admiradas sin desearlo, comprender la belleza de lo sencillo y diminuto que es infinito en su ser, como esa gota de agua que resplandece y lo da todo, fundida en el todo, ella es dulce en la sal y es la sal que salta al fuego, eres fuego y luz, amor y dicha, poder y encanto, encantamiento del conocimiento que transmites con la humildad del anciano maestro disfrazado de mendigo. 

Eres reina entre las masas, eres cobijo y destierro a quienes envanecen su alma por la falsedad de halagos sin fondo y tu estas en ese fondo contemplando a tus hijas coma la luna brillante que ilumina este ciclo, de camino a la transformación, tus alas desplegadas infunden temor, por su inmensidad y colorido, por están plegadas hasta el momento de emprender vuelo, un vuelo alto que deja la estela brillante de la hermosura femenina.

Mujer radiante te amo y te admiro permítenos observarte y aprender, danos cobijo.

Fragmento de: Las 13 esencias Espirituales Femeninas.
Con cariño Samarí Luz.



No hay comentarios:

Publicar un comentario