viernes, 1 de abril de 2016

Sobre la Ofrenda de Sangre·Luna

“Las hijas del sol no deben recoger y plantar fluidos cargados de emanaciones emocionales y cargar a la tierra, ni a una planta, menos dentro de casa, al contrario, la energía emocional del mes, cuando ha sido turbulenta, se entrega al Agua, para que disuelva.”


Hoy en día está muy extendida la costumbre (Casi como una moda) de sembrar la sangre, esto es maravilloso, religarnos a ella libres de la creencia de suciedad, mirarla, olerla, tocarla.


“Mi sangre no es sucia”, es un mensaje hoy en día extendido gracias a la labor de divulgación de las pioneras que han recordado, aprendido y comunicado a las otras mujeres.


La ofrenda de Luna, es un rito de pacto con la Tierra, que incluso puede ir más allá aprovechando su fuerza transmutadora para sanarnos.




La amada Madre Aurora nos enseña:

“Las hijas del sol no deben recoger y plantar fluidos cargados de emanaciones emocionales y cargar a la tierra, ni a una planta, menos dentro de casa, al contrario, la energía emocional del mes, cuando ha sido turbulenta, se entrega al Agua, para que disuelva.”

Si ha sido un mes lleno de buena emoción y energía creativa, siembra en tierra para que florezca.
Si la mujer padece de alguna enfermedad como por ejemplo cáncer de mamas, debe aprovechar el poder de su tecnología interna solicitando al cuerpo que absorba los cúmulos emocionales almacenados en las células enfermas, para que sean recogidos por la Flora uterina, que los encapsula y libera en la sangre menstrual, esa sangre debe ser recogida, almacenada honrada y quemada en el Fuego para su transmutación.

Las niñas y jóvenes mujeres pueden sembrar sus lunas en tierra, para la bendición de los cultivos, de las casas, de la familia.

La primera sangre de una niña en su paso a la joven mujer debe ser honrada, recogida, guardada es medicina, para ella, para las mujeres de su familia, es poder, son células madre que se cuidan y conservan, también pueden ser distribuidas en un jardín especial con el fin de perpetuar la esencia de la nueva mujer en todos sus potenciales, para el bien de ella y su desarrollo.
Ellas se consagran a su estrella guía. 

"Que vuestros fluidos sean puros y luminosos". 



En el Camino de la Belleza transitamos entre las fases de la vida, nuestra Ginergía vive su recorrido, su maduración como vemos en las Cuatro Sangres, cada paso es especial y tiene su rito y su ciencia. Poco a poco nos adentraremos en estos misterios. 


257
El Libro Rojo de la Ginergía-Samarí Luz






3 comentarios:

  1. Entonces según sean nuestras emociones en el mes debemos diluir sembrar o quemar nuestra sangre??

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Diana!! si, lo captaste perfectamente. Se trata de tomar conciencia de la energía que se va acumulando a través de nuestras experiencias durante el ciclo, es decir desde la última menstruación. La sabiduría interior, como siempre que le preguntamos algo, nos guiará y podremos seguir de forma intuitiva algún procedimiento práctico o ritual para darle curso a esa parte nuestra que se desprende, rubí.

      Eliminar
  2. Disculpa tengo dos preguntas quién es la madre Aurora y donde es posible encontrar el libro para comprarlo por favo me pareció muy bonito ese pensamiento

    ResponderEliminar