lunes, 18 de julio de 2016

MANDALAS, MUDRAS Y MANTRAS

MANDALAS, MUDRAS Y MANTRAS

 Cada Mudra se corresponde con una información en sanscrito. 

Un Mantra que es una vibración hecha palabra, hecha sonido y que ayudan a realizar la concentración y la meditación.  
Los Mandalas se constituyen entonces en dibujos que permiten la expresión del ser.  Algunos entonces son mandalas tradicionales y milenarios que llevan en si la información de los diferentes templos y dioses y diosas de la India, y que se constituyen entonces en un conocimiento que puede ir desde el centro del corazón hacia el exterior, o desde la periferia o el exterior para llevarlas hacia el corazón al interior del ser.  

Otros mandalas incluyen la elaboración de altares, como los realizados por la red de Mujeres de rubí durante las lunas nuevas del año. 

Otros mandalas también se realizan por algunas personas aunque no con la misma regularidad por las ceremonias de luna llena del círculo de danza de la luna corazón del sur, danza chicahuameztli huitztlampayolotl y de otras danzas de la luna en el mundo.  

Hace parte de un taller donde se profundiza algunos mudras y mantras utlizados para la concentración y la realización de mandalas del sagrado femenino.  Estos mudras son principalmente desde la base de la danza odissi y del baratanatyam, utilizados para expresar diferentes aspectos del conocimiento de la consciencia de krishna, ya que la danza odissi hace parte de una de las nueve danzas tradicionales de la India, y que eran realizadas y aun hoy en dia son realizadas en los templos esculturales de la región de Orissa de la India, cuya capital es Bubaneswar.  

HAMSASYA Y LA ESTRELLA DEL ALMA


El Mudra Hamsasya es una de las veintiocho posturas sencillas de manos utilizadas por los artistas del performance para interpretar estados emocionales y/o físicos. En la danza clásica de la India, cuando el dedo índice y el dedo gordo se juntan formando una unión y el resto de los dedos se estiran, esto se denomina como el Hamsasya Hasta, o gesto de la mano.  En otras artes sanadoras, esto se conoce como Jnana Mudra, o Gyan Mudra, signo de conocimiento, paz y meditación.  El círculo formado por el dedo índice y el dedo gordo, permiten que la energía re-circule hasta el centro del corazón hacia los dedos, y que regrese, y es por lo tanto utilizado en la meditación y en las prácticas yoguicas.  Otros significados: Paz, suavidad, el pico de un ganzo o del pavo real, las perlas, las flores de jazmin.  Otros Usos: sostener una girnalda, atar o amarrar algo, escribir, pintar, Completar una tarea, cantar, hablar, meditar.




La Estrella del Alma

La Estrella del Alma se encuentra a unos quince centímetros por encima de la cabeza y establece un enlace entre la Puerta de la Estrellas y los ocho chakras incorporados a la estructura humana.  Se trata de un puente entre la escencia impersonal (presencia yo no soy, ausencia de presencia crística) y la realidad individual (el yo), entre lo físico y lo espiritual, la tierra y los cielos.  La Estrella del Alma se desenvuelve entre la Puerta de las Estrellas y los Chakras de la Corona y Causal.
Se sitúa ahora fuera de la cabeza, pero antaño formaba parte de la estructura craneal, pues allí residía entonces la consciencia abierta al cosmos.  Hoy en día, está constantemente estimulada por la mera exposición a una emanación acrecentada de rayos procedentes del Gran Sol Central.  Puede estimularse en mayor medida e incluso despertar, si se emplea un ente cristalino poderoso como la Selenita.
La Luz es la energía conocida más elevada y potente de la tercera dimensión.  La frecuencia sutil de la luz permite a las emanaciones cósmicas impersonales infiltrarse en el plano físico.  La Estrella del Alma tiene a su cargo la transmisión de la energía infinita, y a nuestro alcance, hacia la Puerta de las Estrellas; además, filtra esa fuerza hacia el nivel anímico del ser humano luminoso.  Tan sólo persigue un objetivo: recoger la esencia del ccosmos y darle cuerpo en el reino del alma humana.  Al intensificarse la energía cósmica sin fin, la Estrella del Alma se pone manos a la obra y teje un cuerpo espiritual, valiéndose de la luz.  Por su intervención reunimos las condiciones necesarias para que el individuo pueda poner orden y enlazar con la realidad humana los espacios sin límites de la energía ÚNICA, creadora y omnipotente.

El número once es una de las cifras maestras; es un símbolo de un nuevo inicio en una octava más elevada.  Una conexión en armonía con este poderoso centro de energía “once” sugiere que las circunstancias son favorables para la trama de un nuevo tejido vital, ya que los hilos de fuerza cósmica se entrecruzan delicadamente con la esencia anímica de la humanidad.  Si no se activa este chakra, tal vez la realización interior de la Unidad no logre manifestarse jamás en actividades terrenales.  Habiendo despertado, la Estrella del Alma mantiene abierto un canal por donde pueda fluir la inspiración espiritual y luego cobrar forma en expresión personal.  El concepto de Transmisión a través del Cristal está íntimamente ligado al número once.  De hecho, éste representa el potencial  al alcance de todos para vivir la vida de otro modo y en una dimensión superior.  Si engendramos un cuerpo luminoso a partir de las frecuencias de las estrellas, y a continuación dirigimos esa energía hacia el sistema de chakras, “octavaremos” (activar en una octava más elevada) la realidad física.  Cuando la energía cósmica es transmitida por medio de formas de vida conscientes (como la raza humana), todo sana en l ser, y los corazones de otras personas se alegrarán en la presencia divina que irradian los seres de estas características.
Por su excepcional capacidad para asimilar la luz, la Estrella del Alma es un extremo sensible a los rayos solares.  De hecho, las Meditaciones del Sol pueden practicarse con el propósito de mantener estimulado este centro de energía vital.  A medida que vallas asimilando los rayos solares y estelares, sentirás una unión personal con el manantial infinito de energía generadora de vida.  Pero si el amor y la sabiduría de la divinidad impersonal han de integrarse a los disparatados y sinuosos caminos del mundo terrenal, el chakra de la Estrella de la Tierra, situado por debajo de la planta de los pies deberá asimismo e imperiosamente ser activado.  La Estrella del Alma y la Estrella de la Tierra son elementos complementarios de una misma unidad, y cada uno de estos chakras facilita al otro la expresión de toda su gloria.  Si la Estrella del Alma ha sido estimulada, pero no  así la Estrella de la Tierra, la luz no logrará una plena espiritualización de la materia.
La Estrella del Alma puede ser un atajo para personas con sensación interior de unidad y a la vez incapaces de armarse de valor o dotarse de  los medios necesarios para manifestar esa unidad en sus vidas.  El ser humano puede escoltar su conciencia hasta los niveles  más bajos de la Estrella del Alma y permanecer conectado en exclusiva con la luz.  Pero, si no lo hace, tal vez sufra desconciertos mentales y desequilibrios físicos; puede incluso que la participación activa del individuo en el funcionamiento del mundo se vea seriamente afectada.  De todos modos, no cabe la posibilidad de fundirse en exclusiva con los reinos siderales mientras que las lecciones no hayan sido asimiladas en el plano físico.  Las ilusiones de la tierra son como un imán: es inútil tratar de resistir a su poder de atracción.  Los atajos que puedan tomar la Estrella del Alma aprietan aveces los nudos que nos atan a la tierra.
Obviamente, no es de extrañar que las almas sensibles avanzadas prefiriesen permanecer bajo la luz en lugar de optar por vivir bajo condiciones de dolor terrenal.  Tal vez fuera necesario en algún momento de su historia identificarse exclusivamente con el plano terrenal, atendiéndonos en esta ocasión a nuevas leyes; hoy en día podemos abarcar un todo completo.  La esencia del alma queda conectada directamente a la unidad omnipresente que ha cobrado cuerpo en la Estrella del Alma.  Estimulando este chakra, nuestra sensación de unión con la tierra.  Cuando somos capaces de entender que todos los elementos comparten una misma esencia espiritual, sentimos un amor incondicional por todo lo creado, por lo bueno y lo malo, la luz y la oscuridad, la alegría y el dolor, y por todas las criaturas vivas, pequeñas y grandes.  Esta reunión, en el fuero interno, de aspectos complementarios, de yin y yang, se reflejará en el mundo, taponando brechas de separación entre unos y otros.  Ése es el proceso para que la luz cubra la tierra y podamos asistir a una transformación completa.

Un factor importante en la activación de la Estrella del Alma es la purificación psíquica. 
Tendremos que erradicar la contaminación mental en la región de la Estrella del Alma para facilitar la transmisión de los rayos solares y estelares.  Los viajes astrales inferiores, como los vividos en sueños, en estados mentales depresivos, bajo los efectos de drogas alucinógenas y pensamientos enfermizos volcados en proyecciones fantasiosas del yo, ensombrecen a veces la región situada en la zona alta de la cabeza.  Estos niveles de la mente astral inferior pueden unificarse visualizando un orbe de energía dorada y blanca, irradiando por encima del chakra de la corona.  Al centrar la atención en la parte alta de la cabeza y disolver la polución astral, deberías así mismo arraigar esas energías aplicando Turmalina negra en la planta de los pies.   Cuando la Estrella del Alma es pura y queda libre de esquemas del pensamiento descarrilados y falsos, la esencia divina puede penetrar con facilidad en el campo aúrico, llevando consigo frecuencias espirituales y elevados valores éticos.
El alma entra en la Luz de la Estrella del Alma cuando muere el cuerpo físico; sumida en esa luz, logra mayor perspectiva de su proceso evolutivo.  El último paso iniciático consiste en mantener una conexión consciente con la fuente de luz mientras se traspasa el umbral de la muerte; dicho de otro modo, debe mantenerse una identificación entera con esa esencia interior que nunca muere.  Pero una excesiva identificación con el plano físico hace que la conexión sufra algún falso contacto que produce un miedo aterrador de la muerte.  Este pánico está profundamente arraigado en los genes y se va transmitiendo de una generación a otra.   Hoy día, el miedo desaparece a medida que la energía de la Estrella del Alma se proyecta conscientemente hacia los códigos de programación celular.  Las Meditaciones del Sol son un ejercicio idóneo para llevar a cabo este tipo de alteración de las células.
Cuando la Estrella del Alma funciona a pleno rendimiento, se convierte en un vórtice de doble hélice, enlazando la energía de los reinos siderales con la realidad física mientras la identificación personal se proyecta hacia el exterior para que pueda mantenerse una conexión consciente con el manantial supremo de toda la creación (como ya mencionábamos anteriormente, el chakra de la corona también asume esta función).  El proceso completo de la Transmisión a Través del Cristal no solo fluye de la kundalini y eleva los instintos animales del cuerpo físico hacia los cuerpos superiores de la consciencia; también incluye el descenso de la fuerza espiritual omnipresente, camino del Chakra de las Estrellas, rumbo a la individuación en la Estrella del Alma.  Cuando la energía alcanza ese objetivo, puede a continuación dirigirse hacia la corona e infiltrarse a través del rayo arco iris del sistema de chakras en su conjunto, dirigiéndose luego a su verdadero destino: la fuerza espiritual de arraigo localizada en la Estrella de la Tierra, en las raíces de la humanidad.

El paso siguiente es el descenso del espíritu, en armonía y perfección, obra del Chakra causal. 
¿Cómo aprovechar los poderes de la mente y contribuir a las Transmisiones a través del Cristal? 
¿Y cómo podrá el manantial vivo de energía generar un patrón mental pensando para una posterior materialización? Sigue con tu lectura y a continuación encontrarás respuestas a ambas preguntas.

Documento realizado por Ana Karina Yepes Gómez, Yaotzin Oatzin, Mujer Guerrera del Arcoíris.  
Hace parte de los estudios de danza odissi realizados en el estudio de danza y yoga Bamboo, con la Maestra de Danza Odissu y Yoga Eva Bodez, de la línea de Sujata Mojapatra y el Guru Kelucharan Mojapatra.   Hace parte también de la instrucción para los cursos de reiki tibetano tántrico dirigidos por mi para el trabajo de reiki y cristales, las parrillas de reiki y cristales y para el trabajo de la rueda de la medicina de cristales que realizo con base al conocimiento de Sun Bear y Wabun Wind.  Hace parte tambien como su titulo lo indica del trabajo espiritual y taller personalizado de mandalas, mudras y mantras del sagrado femenino, dictado en diferentes escuelas en la ciudad de Medellín.  
Literatura:Transmisiones a través del cristal. Una síntesis de Luz. Volumen III. Trilogía de los cristales. Katrina Rafael. 1990. 1a edición, 1990.


No hay comentarios:

Publicar un comentario