miércoles, 21 de septiembre de 2016

21 de Septiembre//Día de la Gran Invocación Rubí

Esta oración la entregó Raziel, espíritu de esencia femenina, de la que guarda la sabiduría, para que cumpla su función.

La invocación, tiene su origen en el verbo inspirado por la fuerza espiritual de un corazón. Al ser pronunciada en voz alta, esta serena fuerza es un vehículo para que las fuerzas cósmicas puedan actuar con las energías del fuego sagrado, a través de la naturaleza y todo lo que tiene vida.
Esta invocación a sido también el eje de la transmutación que realizamos con las ceremonias de luna nueva, cuando nuestro satélite natural, la luna nos permite acudir al lado oculto llevando estas echas de luz, para rescatar e iluminar en el subconsciente las heridas, durezas, bloqueos y misterios de nuestra historia personal y del género femenino. También rescatar todos los potenciales y cualidades positivas que hayan permanecido ocultas.
Durante la meditación de la sagrada red solar el 21 de agosto, como era indicado cada uno tomaba su cuaderno y lápiz para plasmar o descargar por medio del contacto interno.
Y esto es lo que recibí:
“En estos momentos de guerra y oscuridad, más luz, oración, meditación y evolución se mani estan en todas partes.
Es imposible para la oscuridad alcanzar las mentes de los mensajeros, sin embargo necesaria es la oración y la buena esperanza, para todo lo que ahora acontece en la Tierra de Siria, de Estados Unidos, Haití, China, India, África, algunos puntos de Sudamérica y en todas las tierras del Medio Oriente donde las mujeres aún padecen terribles sometimientos”.


“La Madre Universal y las Guardianas de la Luz piden redes de Oración una vez al mes mínimamente, este es el llamado de este Equinoccio, pedimos sea creada una Red de Oración mensual para la paci cación y la evolución del trato a la gura materna en toda la Tierra. Esta nueva Red se abrirá a partir de la Ceremonia Global de la Sagrada Red Solar, con sus guardianas que recibirán la energía necesaria para crear esta nueva red, canalizando la luz de la Madre. Ahora recibe esta oración que habrás de expandir por toda la tierra”.
La Gran Invocación a la Red Rubí Fraternidad femenina
“Amada Madre en el Corazón del Cielo, Amada Madre en el Corazón de la Tierra. Permítenos a todas tus hijas ser reconocidas en la luminosa presencia
de tu corazón Rubí de amor incondicional
que perdona, cobija y recibe a todas aquellas que se reconocen
en tu grandiosa presencia.
Amada Madre, permítenos llamarte
en el corazón de todas las mujeres
y que podamos superar 
toda condición de discordia, 
rivalidad, crítica, mal uso de la palabra
y desconsideración hacia nuestras congéneres.
Porque sólo así podemos entrar en tus reinos
y mirarte con verdad y sin ninguna vergüenza.
Yo Soy Sagrada
y merezco estar aquí en la Tierra
y me reconozco en las dolencias y en la opulencia
de las otras mujeres,
porque yo también padezco
y también soy la opulencia y la belleza
que tú, oh madre,
transmites a tus hijas.
Gracias”.

Allí comenzó la misión de organizar las ceremonias de luna nueva y este despliegue en las redes sociales está sucediendo ahora. Es así que estoy en esta misión, que es una misión conjunta con todos los corazones de cada nodo, la de re-establecer el amor y unidad entre todo lo femenino, para que sea posible entonces la unidad de los pares, el equilibrio padre-madre. La antigua y nueva conciencia de la raza solar. Las hijas y los hijos del sol, la luna y las estrellas danzando sobre la piel de esta estrella llamada Tierra.

La primera piedra

Ante el abuelo fuego, durante el equinoccio de otoño 2013, presentamos la piedra madre de Red Rubí, fue una piedra del monte tortuga (le llame así, por su forma y antigüedad, un enclave de poder en la comunidad valenciana). Una amiga, Eva, nos invitó a sentir la vibración del sitio y en el camino miraba las piedras y Xavi me dice “bueno, vamos a levantar algunas, nunca se sabe”. Como llevaba la bolsa de tabaco sagrado, cogimos un buen puño cada uno y ofrecimos a las 7 direcciones y a los guardianes de ese monte y levantamos un par de estas piedras que trajimos a casa.
Entonces al recibir las indicaciones de Raziel para activar la red rubí sentimos que la más pequeñita, esa era la piedra.
Así fue que ante el fuego del Temascal y unida a la piedra de sagrada Red solar (la misma que abrió los canales internos de los dólmenes de Formentera hasta el monte Roraima). En un momento determinado, al finalizar la meditación de sagrada red solar, con nuestros amigos asistentes a la ceremonia de equinoccio, la levantamos presentándola a las 4 direcciones al corazón del cielo y al corazón de la Tierra como la piedra madre de Red Rubí y guardamos el secreto sagrado del alineamiento que estábamos realizando. Algo me decía “retírate que llegó el momento”. Me retiré en silencio con mi hija pequeñita, nos sentamos bajo un árbol y entré en meditación. Ahí recibí la meditación de hermanamiento (actualmente es la meditación que se usa para la activación de nodos rubí), esa noche rezamos y cantamos con el corazón hinchado de amor y de alegría por lo que estábamos viviendo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario